Práctica analítica cuántica: producir eso no producido @sladogna



El diván cuántico ¿Será real, simbólico e imaginario? @sladogna

Desde luego, tengan cuidado…, andamos nosotros a causa de nuestra física que, por lo demás, es una física que ya está puesta en vía muerta, porque después de la física cuántica los mecanismos estallan. Aristóteles no se había metido por los desfiladeros del mecanismo. Luego, el hombre piensa con su alma quiere decir que el hombre piensa con el pensamiento de Aristóteles. En lo cual, desde luego, el pensamiento está del lado del mango
Jacques Lacan, 8/05/1973
                               
               Pinto lo que siento y no lo que veo
                            (¿Pablo Picasso?)

Lacan introdujo en la práctica del análisis un hecho singular: practicar física cuántica. Mutó  esos conceptos para la práctica y luego los teorizó. Señalemos una práctica: cuando cualquiera de nosotros construye un nudo borromeo hace una experiencia: su cuerpo se integra al nudo, es  un elemento más del nudo; un nudo no pre-existe al hecho de poner las manos en juego -subiendo por aquí, bajando, subiendo allá para bajar por debajo de lo que antes pasaba por arriba. No hay nudo hasta que se lo produce, antes tenemos los diagramas borromeos que Lacan solía presentar o dibujar en el pizarrón. Un diagrama no es nudo.

                           Esto no es nudo borromeo...es un diagrama borromeo
Añadimos una precisión que Lacan lanzaba a sus analizantes, a los analistas y al resto del público asistente a su seminario:


¿No habría podido ocurrírsenos en la Escuela que es eso lo que equilibra mi decir de que el analista no se autoriza más que por él mismo? Esto no quiere decir que él esté sólo para decidirlo como acabo de hacerles observar en lo que se refiere al ser sexuado. Diría incluso más, lo que escribí en las formulas implica Al menos, que para hacer al hombre es preciso que al menos en alguna parte esté escrita la formula cuántica que acabo de escribir...




Cuando alguien solicita ser recibido en análisis: esa solicitud no existía antes de que se anude el cuerpo del solicitante con el cuerpo del solicitado, a veces ocurre, otras veces no hay nudo. Recibir una demanda de análisis crea algo nuevo que antes no existía. Añadimos un acto sincrónico: quien solicita un análisis genera un campo, un cono de apantalle que produce o no las condiciones de ese posible anudamiento ¿Cómo es eso? Se trata en el inicio de cada análisis que se produzca o no el entrelazamiento de quien solicita con quien recibe esa solicitud. "Entrelazamiento" aparece en las muy diversas formas y prácticas del amor; también es un término empleado en física cuántica para mostrar cómo “se entrelazan” partículas entre si o el efecto de “entrelazamiento de una partícula con otra que está a distancia de la misma". Vea usted el siguiente vídeo:  
      

Incluimos otro hecho: los motivos por los que esa solicitud de análisis se efectúa  solo se presentan en el acto mismo de hacer esa demanda y eso recibirá de tal o cual analista lo que se considera su "realidad", esa "realidad"   construye los nudos a realizar en ese análisis. El hecho de "pensar" en ir a un análisis y luego, el acto de solicitarlo construyen la realidad de ese análisis, antes de esas dos formas del acto no existían (Ver., Jacques Lacan, seminario oral de 1967/1968: El acto analítico. En ese seminario Lacan inventa lo que antes no existía: el análisis como  siendo un acto ¿Cómo fue posible inventar  ¡Eureka! un concepto “el acto analítico” en un seminario oral, en una acción de palabras? ).

No hay un inconsciente previo, no hay un síntoma previo; no hay ser previo ya constituido. El acto analítico a semejanza de los hechos cuánticos son actos que no estaban antes, no tenían historia previa, lanzan una historia sin pasado. La determinación y el ser son indistinguibles, son formas de vida ante la experiencia vivir, cada forma de vida es un ser. Ese ser indeterminado se determina en el análisis, de ahí la posibilidad de que haya cambios en la vida del analizante, y por qué no, también  esos cambios modifican el ser, las formas de análisis, del analista. Freud ante una joven analizante ve surgir en su cuerpo la turgencia fálica, hecho que consideraba agotado para su vida erótica (Ver: Reuniones de los miércoles, 1er tomo. Ed. Nueva Visión, Argentina) Lacan afecta sus dimensiones teóricas, muta su articulación con la experiencia del diván, con la experiencia de teórica y rompe con una institución -la IPA- al inventar lo que no existía, su ternario infernal de simbólico, imaginario y real (Conferencia del 8/07/1953). Ese ternario modificó a Lacan y a sus analizantes de forma irreversible e impredecible.

Física cuántica, aproximaciones

Precisemos el horizonte de la física cuántica para tener un diálogo con el lector ¿De qué trata ese horizonte cuántico?  La teoría cuántica es uno de los pilares fundamentales de la física actual. Recoge un conjunto de propuestas introducidas en el primer tercio del siglo XX para explicar procesos que provocaban conflicto con las teorías de la física previa. Borraba la diferencia entre objeto observado y observador; el observador perdía la neutralidad pues su acto de investigar modificaba el objeto investigado ¿Qué efectos producirá sobre el observador la modificación producida con su participación? Su aplicación se limita, casi exclusivamente, a los niveles atómico, subatómico y nuclear, donde resulta totalmente imprescindible. Pero también opera ya en otros ámbitos, como la electrónica, en la física de nuevos materiales, en la física de altas energías, en el diseño de instrumentación médica, en la criptografía, la computación cuánticas, y en la cosmología teórica del Universo temprano. La cuántica es una teoría netamente probabilista: describe la probabilidad de que un suceso dado acontezca en un momento determinado, sin especificar cuándo ocurrirá. A diferencia de lo que ocurre en la física clásica, en la teoría cuántica la probabilidad posee un valor objetivo esencial, y no se halla supeditada al estado de conocimiento del sujeto, sino que, en cierto modo, lo determina.

Un núcleo pertinente de la cuántica es la probabilidad de que algo ocurra o no ocurra sin saber si una de esas posibilidades se realizará, además tampoco se sabe cuándo se realizará. La cuántica habla de la probabilidad de que un suceso dado acontezca en un momento determinado, no de cuándo ocurrirá ciertamente el suceso en cuestión. El lugar de la probabilidad fue el punto principal de conflicto entre Einstein y Bohren, 1927. Einstein argumentaba que la fuerte presencia de la probabilidad hacía de ella una teoría incompleta, mientras que él proponía una teoría carente de predicciones probabilistas, y determinista. Einstein en 1927, durante una conferencia en Bruselas  acuño o reiteró su  hoy  célebre frase: “Dios no juega a los dados con el Universo” Frase semejante  a Descartes que no dudo en atribuir a Dios un saber; mientras que la física cuántica está más cerca de Spinoza.


Los lectores tienen a su disposición textos[i] serios que a semejanza de los artículos de Martin Gardner les presentaran la cuántica de forma cercana. Lacan se apoyó en los divulgaciones de Gardner en sus seminarios orales. En el seminario oral de 1961/1962, La identificación, donde inauguró la “era de los presentimientos” al introducir en el análisis la actividad topológica de la “demanda”, de la necesidad, del deseo (toro, cinta de moebius…).

Análisis, diván, física cuántica

El amor coincide, es homologo al análisis cuántico se mueve en el mismo espacio y tiempo: antes no estaba, de pronto sin previo aviso aparece y luego desaparece. Freud consideraba que no era así: el amor estaba determinado por lo ocurrido antes, sea en la infancia (Cfr.: La Interpretación de los sueños) o las elecciones de objeto construidas en la infancia (Cfr.: Tres ensayos de una teoría sexual) Freud estaba cerca de Einstein respecto del determinismo. Para su psicoanálisis "todo" ya estaba determinado por la historia que se habría desplegado antes y en forma previa al análisis. El análisis cuántico de Lacan solo considera la historia desplegada en cada sesión, una historia que no es previa a la sesión se produce, se inventa en cada sesión. La historia en cada sesión está modificada por un extraño objeto: el cuerpo del analista al cual se le dirige el relato de la historia, con lo que esa historia ya muto, se transformó, de forma radical.

Subrayamos, el ser del analista -como lo hemos precisado- cuenta para producir el análisis y las formaciones que sus despliegues muestran. No hay análisis sin el cuerpo de un analista, así lo revela la experiencia de efectuar desde hace largos años la experiencia de análisis sostenidos por analizantes empleando: la red de Internet (en sus diversas modalidades: skype, wassap, celular,...) Al respecto sugiero la lectura de la Correspondencia de Freud-Fliess; la Correspondencia  Lacan-Soury; Ulrich Beck-Elisabeth Beck-Grnsheim, Amor a distancia.  Nuevas formas de la vida en la era global...)

Contar/computar la persona del analista: cuestión cuántica

Freud sostenía la neutralidad del analista, solo que, al mismo tiempo, en sus llamados escritos técnicos (1910) subrayó que el psicoanalista  opera como una pantalla para mostrarle al paciente lo que proyecta sobre esa pantalla, una pantalla no es neutral, no hace obstáculo para mostrar algo; luego añadió que las normas técnicas dependían de cada analista, eran como un bastón inventado por cada analista.

En sus Consejos al médico en el tratamiento psicoanalítico (1912) indicaba una cuestión que afecta a cada análisis"...también quiero hacer constar que si la técnica aquí aconsejada ha demostrado ser la única adecuada a mi personalidad individual, no es imposible que otra personalidad médica, distintamente constituida, se vea impulsada a adoptar una actitud diferente ante los enfermos y ante la labor que los mismos plantean..." El psicoanalista, su persona, sus formas de vivir la vida son parte de cada análisis que ninguna neutralidad puede excluir.

Ante los avances de Lacan se ha construido lo siguiente:

 Reducir a nada la personalidad singular de Lacan, ni que  decir  tiene. Yo lo señalaba en mis cursos, pero era para sustraerla, dejarla caer, sacrificarla, por decirlo así, al esplendor del significante. Al hacer esto, me sentía formando parte de ese tiempo futuro que, en vida suya, él anhelaba, en el que su persona ya no sería una pantalla para lo que él enseñaba  (J. A. Miller, Carta a la opinión ilustrada, 2011)

Esa carta escrita “para la opinión ilustrada” afirma de manera definitiva que dar cuenta del “pensamiento de Lacan” (¿Se ha demostrado que Lacan como analista y teórico pensaba?) implica “una cierta desaparición del sujeto [Lacan] y una borradura de [su] persona”. Al hacer así se estaría más cerca del matema, lo único capaz de transmitir “a todos y sin pérdida” una enseñanza que, de este modo, “cualquiera podía hacer suya”. En efecto el matema permite que alguien sin poner en juego el cuerpo,  se considere autorizado ya a operar como analista ¿Será así? 

El matema, así como la lógica del significante sería un principio de completud brillando con el esplendor del significante. ¿Logra el matema pasar allí donde el texto se convierte en obstáculo? Pero, qué se pierde al objetivar un texto, un seminario, un artículo de análisis. Como indicó José Attal -a quien sigo en estos despliegues- un texto “objetivado” se convierte en un texto maestro , se convierte en un manual que corta el paso a todas las fluctuaciones de lo reprimido  que engulliría por ello mismo al matema en la comprensión, a pesar de su poco sentido. Objetivar un texto no es leer, es interpretar. Si se quiere sentido, aún quedaría suficiente para hacer del matema también una palabra maestra explicativa, un pasword  ( palabra clave de acceso)

Las palabras clave ya están construidas pues se supone que sin ella no se logra entrar al análisis  pues el analista no reconocería a su analizante. Más aún  pronunciar mal  o no escribir el password, en términos de la épica militar, conlleva a la muerte de aquel que comete ese error. Freud gustó de proponer palabras claves, el término bíblico Shibbolet,  para indicar si tal o cual practicante pertenecían o no al psicoanálisis o se reconocía como partidario de tal o cual formulación de su psicoanálisis (Cfr.: Contribución a la historia del movimiento psicoanalítico, 1914; El Yo y el Ello, 1923 . Carecemos de estudios sobre los efectos de esas claves en el análisis, sea en el diván, sea en la teoría).  

La extraña radical "realidad" cuántica

Una de los interrogantes más extraños y fascinantes que genera la física cuántica es la posibilidad de que el mundo que experimentamos esté siendo generado por nuestra percepción del mismo. En términos científicos, que los fenómenos se manifiesten de tal o cual forma según el acto de medición. No existe una realidad previa, solo accedemos a una realidad que nuestra intervención hace presente. Esa realidad no aparece hasta que es medida, hasta que la mirada del instrumento se posa sobre ellas, antes de esa intervención permanecen en un estado de indefinición que desafía toda lógica: son y no son, están vivos y muertos, son ondas y partículas. O, de otra forma, no existen o son todo a la vez. La potencia infinita del vacío. Aquí un texto, lo que sigue lo he tomado de : http://pijamasurf.com/2015/06/experimento-comprueba-que-la-realidad-no-existe-hasta-que-es-observada)  

Introducción apariciones cuánticas en los textos de Lacan

El lector tiene a su alcance los diversos lugares en los que Lacan toma apoyo, despliega e introduce en la experiencia de cada análisis, los elementos de una práctica cuántica en el diván. Cito algunas sin orden preciso:

Lo que se sostendría de lo que la impulsa, esta rectificación, al orden cuántico: donde el quantum de acción nos devuelve una oposición más breve de lo que se hubiera esperado de la física, el efecto de acto que se produce como sobra de una simbolización correcta. Sin arriesgarnos, sostengamos que la carta de la estructura es la hypotheses non fingo de Newton. Hay fórmulas que uno no se imagina. Al menos por un tiempo, ellas están empalmadas al real. Se ve que las ciencias exactas con su campo habían articulado esta carta, antes de que yo la impusiera a la corrección de las conjeturales. (Radiofonia)

El padre Une entonces. En el mito hay ese correlato de "todas, todas las mujeres". Ahí es posible, si siguen mis inscripciones cuánticas (c-u-á-n-t-i-c-a-s-) introducir una modificación: él las niega, sí, pero "no a todas", justamente. (sesión del 14 /06/1972)

Y después quien sabe quizás es cuestión de que venga a ponerse en el lugar del x en las ya celebres fórmulas cuánticas, a las que hoy llamaré —pues este mañana al despertarme escribí algunas notas— llamaré "de la sexuación".  Mientras me hallaba tomando esas notas me surgió esto de lo que es curioso que nunca oiga sus ecos; hasta en Roma, adonde fui a dar una vueltita, se oyó hablar de esas fórmulas cuánticas lo que prueba ya una difusión, apreciable. Y se me plantearon preguntas a saber: si por ser cuatro, las fórmulas cuánticas podrían situarse en alguna parte de una manera que tuviere correspondencias con las fórmulas de los cuatro discursos. Esto no es forzosamente infecundo, pues lo que evoco es que el objeto a viene al fugar de las x de los fórmulas que llamo "fórmulas cuánticas de la sexuacion", y tengo necesidad de reescribirlas, lo que seguramente no es inútil...

Podría decirse así: "el ser sexuado no se autoriza más que por sí mismo".` En el sentido de que puede elegir quiero decir que aquello a lo cual uno se limita, para clasificarlo varón o mujer en el estado civil, no impide que el puede elegir. Esto, por cierto todo el mundo lo sabe. El ser sexuado no se autoriza más que por sí mismo; pero agregaría "y por algunos otros".(9/04/|1974)

¿Cuál es el estatuto de esos otros en este caso salvo que es en alguno parte, no digo en el lugar del otro, es en alguna parte que se trata de situar, saber dónde se escriben mis formulas cuánticas de la sexuación? Porque diría incluso esto, y me adelanto bastante' si yo no las hubiera escrito ¿sería tan verdadero que el ser sexuado no se autoriza más que por él mismo? (9/04/1974)


Dejo al lector más búsquedas, en los seminarios orales que circulan de Jacques Lacan, cada lector puede localizar alrededor de más setecientas entradas al término "física", lo cual solo confirma  que él apoya  su práctica y su teoría encontraron  en un espacio homologo. ¿Apoyar su práctica y su teoría sobre un espacio homólogo de la física cuántica? ¿De qué clase de espacio estamos hablando? La teoría y la práctica son espacios ¿Cómo están conformados?


Espacios lisos y estriado de la práctica analítica con la teoría

En Mil mesetas (1980) Guattari y Deleuze, titulan unos de sus capítulos Lo liso y lo estriado: dos tipos de espacios que no se oponen de manera simple, existen de hecho por las mezclas entre uno y otro: el espacio liso no deja de ser traducido, vertido en un espacio estriado; el espacio estriado constantemente es revertido, devuelto al espacio liso. En un caso —dicen— se organiza incluso el desierto; en el otro, es el desierto el que gana y crece; ambos al mismo tiempo. Guattari muestra situaciones de estos dos tipos de espacio: en el tecnológico, un tejido determinado por el telar, la estructura de la trama y la urdimbre funciona como un espacio estriado, es un espacio ya trazado, ya está programado; mientras el fieltro se constituye en un espacio liso.

En la estética el arte basado en la visión alejada tiene lugar en un espacio estriado, mientras que aquél de la visión cercana —sentir con el cerebro la punta de los dedos, decía Dalí de Gaudí— es propia del espacio liso: un espacio táctil o, mejor, háptico [ii].

Guattari toma de la música, el principio desplegado por Pierre Boulez, de ese autor Guattari toma la diferencia entre lo liso y lo estriado. Boulez propone que el espacio-tiempo liso, se ocupa sin contar, mientras que en el espacio-tiempo estriado, se cuenta para ocupar. Uno, el estriado, está definido por patrones que se repiten, por sistemas o códigos con los que hay que cumplir; otro, el liso, es “irregular e indeterminado.” En el espacio-tiempo estriado se cruzan “constantes y variables que ordenan la sucesión de formas distintas,” mientras que en el liso “la variación es continua: es el desarrollo continuo de la forma.” espacio liso y espacio estriado.

Felix Guattari tituló Tratado de nomadología: la máquina de guerra,(Mil mesetas) establece una oposición entre lo móvil y lo movido a partir de dos conceptos: el espacio liso y el espacio estriado. Cuando habla de espacio se refiere simultáneamente a un espacio físico, a un modo de habitar y, en última instancia, a un modo de ser. Lacan retomo estás cuestiones en su seminario oral  de 1978/1979, "La topología es el tiempo". Lacan y Guattari juntos, insisten en mostrar al  ser como devenir. Sobre esto se ancla el espacio liso, espacio no codificado previamente, donde importa solo el trayecto y no los puntos que lo definen. Cualquier movimiento va de un punto al otro, pero el espacio liso es el espacio del intermedio, de lo que está “entre”. El espacio estriado, en cambio, son dos puntos generadores de un cierre, es lo efectuado a priori por otro que aquel que ocupa el espacio. El deambular, genera un espacio liso, es calificado y clasificado como una práctica “psicótica”  Extraña calificación pues el espacio liso es una asociación libre que no tiene una meta previamente determinada ¿La asociación libre será “psicótica? Lo dudamos, es loca, lo cual no es para nada semejante a las clasificaciones psicopatologisantes.

¿Qué proponen los físicos cuánticos en la actualidad?


Hace unos días, un grupo de científicos australianos publicó los resultados de un experimento que confirma un concepto muy  allegado a la física cuántica, probando de alguna manera que la realidad no existe hasta que la medimos, al menos no la realidad en una escala cuántica, que, aunque minúscula, es lo que constituye todas las cosas del universo. El experimento es una recreación de otro experimento propuesto por el recientemente fallecido John Wheeler, el físico que desarrolló la teoría de un universo participante en el que el sujeto no está separado del objeto. Wheeler había sugerido en su experimento de la "decisión dilatada" de una onda-partícula que solo cuando medimos los átomos sus propiedades emergen a la realidad. 

Los científicos australianos primero lograron atrapar un solo átomo de helio en un estado de condensación Bose-Einstein. Luego se dejó pasar este átomo a través de un par de rayos láser, lo cual creó un patrón de rejilla que actuó como una encrucijada para dispersar la trayectoria del átomo, de la misma forma que una rejilla sólida dispersa la luz. Enseguida, se añadió otra rejilla de luz de forma aleatoria para recombinar los caminos, creando una interferencia, como si el átomo hubiera optado por ambos caminos. Sin esta segunda rejilla, el átomo se comportaba como si solo hubiera elegido un solo camino. Sin embargo, el número aleatorio que determinaba si se añadía la rejilla era generado después de que el átomo pasaba por la encrucijada. Esto sugiere que la medición futura estaba afectando la decisión en el pasado del átomo. Según el doctor Andrew Truscott: "Los átomos no viajaron de A a B. Fue solo cuando se midieron al final del viaje que existió el comportamiento ondulatorio o de partícula"[iii]

No dejo de subrayar que esta experiencia coincide de forma homóloga, con lo que ocurre con el decir o los decires de cada analizante, las "asociaciones" se mueven tomando nota de que están en una sesión, no es igual es solo parecido

Esta es una prueba más del quantum weirdness o la extraña naturaleza de la realidad que, si ponemos atención, merece que cuestionemos muchas de nuestras creencias sobre cómo funciona el universo. Explicar por qué sucede esto es sumamente complejo y por el momento altamente especulativo. Sin embargo, una de las explicaciones que más tracción tiene es la posibilidad de que la conciencia sea una propiedad constitutiva del universo. Si la conciencia también existe a nivel cuántico este tipo de comportamientos podría explicarse como el efecto de mente sobre materia. 

Analizando un experimento previo cuya intención fue demostrar el mismo fenómeno el doctor Dean Radin, del Noetic Institute, escribió:

La medición cuántica es un problema ya que viola la doctrina comúnmente aceptada del realismo, que asume que el mundo en general es independiente de la observación. El conflicto entre el realismo ingenuo y lo que implica el problema de medición cuántica obligó a muchos de los pioneros de la teoría cuántica a considerar el significado de observación y medición

Algunos como Pauli, Jordan y Wigner creyeron que algún aspecto de la conciencia –refiriéndose a capacidades mentales como la atención, la alerta y la intención– era indispensable para entender la medición cuántica. Jordan escribió: 

Las observaciones no solo perturban lo medido, lo producen… Provocamos que el electrón asuma cierta posición definida. Nosotros mismos producimos el resultado de la medición.

Los autores del texto que estoy parafraseando dicen:

Pese a que existen muchos indicios de que la conciencia debería de entrar en la ecuación, en nuestro modelo de qué es la naturaleza no solamente como un epifenómeno o un fantasma cerebral producido aleatoriamente por la evolución, no vemos que se hagan muchos experimentos con esto en mente. Esta posibilidad, aunque es contemplada filosóficamente por algunos de los científicos más brillantes, no logra romper el huevo paradigmático y aventurarse al proceso de comprobación científica. Dean Radin concluye que: La noción de que la conciencia puede estar relacionada a la formación de la realidad física ha sido asociada más con la magia medieval y las ideas new age que con la ciencia sobria. Como resultado, es más seguro para la carrera de un científico evitar relacionarse con temas tan dudosos y subsecuentemente los experimentos que examinan estas ideas son difíciles de encontrar en la física. De hecho el tabú es tan grande que hasta hace poco se había extendido a todo examen sobre los fundamentos de la teoría cuántica. Por más de 50 años estos experimentos se han considerado inapropiados para un investigador serio.

La afirmación de Dean Radin parece estar muy cerca de las dificultades que se tropieza en el análisis cuando se aborda una pregunta cuántica ¿Cómo operar con los tres registros al mismo tiempo? ¿Cuál será el tejido liso que se constituye de esa forma? La conciencia cuando los registros se anudan ¿En qué  posición tópica quedaría? Adelanto: quedará en la superficie. La falta de esos estudios muestra una dificultad: el fin de un análisis solo se produce en la galera en la cual el analizante colocó algo que le concierne: su analista. Es decir, la cura no se juega en la historia del pasado sino en esa actual articulación del analizante con el analista.







[i] Algunos textos disponibles: Cuántica, guía de perplejos, de Jim Al-Kajalili; Alicia en el país de los cuantos, de Robert Gilmore; Sonia Fernández-Vidal y Francesc Miralles Desayuno con partículas...; Alberto Rojo Borges y la Física Cuántica: Un Científico en la Biblioteca Infinita; Guillermo Martínez, Borges y la matemática; Shahen Hacyan, Mecánica cuántica para principiantes; Shahen Hacyan, El poder de la matemáticas y de la mecánica cuántico, Revista UNAM, 31.

[ii] Termino que designa la práctica del tacto que se extiende a la acústica –oídos-, a la óptica –vista- Proviene del griego hápto, tocar)
[iii] Se puede seguir su formación en: http://www.anu.edu.au/news/all-news/experiment-confirms-quantum-theory-weirdness






No hay comentarios:

Imágenes del tema: ImagesbyTrista. Con la tecnología de Blogger.